Visit Citebite Deep link provided by Citebite
Close this shade
Source:  http://www.clarin.com/diario/2007/02/03/espectaculos/c-01215.htm

Clarín.com

330.267 Usuarios únicos

SABADO 03 FEB 2007

Escríbanos | Ed. Anteriores
BUE Temperatura25.9°Humedad 63%

Pause
Play
Insúa gritó su primer gol en la Bundesliga   |   Una mujer de 73 años murió al incendiarse un departamento en Caballito   |   El Gobierno embistió con dureza contra los técnicos del INDEC   |   Vecinos de Brandsen vuelven a protestar mañana en la autovía 2   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Golf: Monasterio quedó muy retrasado en Dubai   |   Arribaron a Ushuaia los pasajeros del crucero noruego que chocó contra un islote en la Antártida   |   Chile: cuatro argentinos murieron durante un incendio   |   F1: Emiratos Arabes Unidos tendrá un Gran Premio a partir de 2009   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Rugby: Los Pumas se quedaron con la Copa de Bronce en el Seven de Wellington   |   Al menos 102 muertos en un sangriento atentado en Irak   |   Tres heridos en un triple choque en Flores   |   Con un gol de Ayala, Valencia derrotó a Atlético de Madrid   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Lavagna aseguró que él designará a su compañero de fórmula para el 2007   |   Pellegrini: "Es un riesgo prescindir de Riquelme"   |   Los porteños tuvieron que soportar otro día de calor agobiante   |   Corrientes: cien personas fueron relocalizadas por la crecida del río Paraná   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Premier League: Chelsea ganó como visitante y se acercó a la punta   |   Desalojo violento en una planta petrolera tomada en Bolivia   |   B Nacional: Chacarita y Unión se subieron a la punta   |   Santa Fe: un comerciante y su hijo fueron asesinados tras resistirse a un asalto   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Gracián anotó en la derrota del Monterrey   |   Cristina abre una visita a Francia con aire de campaña   |   Vassallo Argüello quedó eliminado en Viña del Mar   |   Miles de manifestantes marcharon en Madrid para mostrar su oposición al diálogo con ETA   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Independiente le ganó a Estudiantes por penales   |   Comenzaron los corsos en más de 30 barrios porteños   |   Papeleras: pese al anuncio de diálogo en España, los ambientalistas volvieron a cortar los pasos a Uruguay   |   El kirchnerismo reclamó que se unifiquen las elecciones a comunas y jefe de Gobierno porteño   |   Reciba las noticias de Último Momento en su celular   |   Violencia en el fútbol italiano: detienen a 15 personas por la muerte de un policía   |   NBA: los Bulls de Nocioni volvieron al triunfo   |   Confirman un caso de gripe aviar en un criadero del Reino Unido


Espectáculos



ampliar tamañoreducir tamaño  Enviar   Imprimir



PERSONAJE

Alfredo Casero: "Busco la libertad de un modo desesperado"

Se alejó de la ciudad y se fue a vivir a un campo de San Luis a cultivar alfalfa. Cuenta por qué no hace televisión. Habla de sus hijos, de su ego y de su fama de conflictivo. Se acaba de reeditar su libro "Un tranvía llamado Vaporeso".


Mariano del Mazo


El Corsa no es muy viejo pero está baqueteado. Estaciona en la calle Paraguay, Palermo. Invita a subir, pone primera y dice: "Vamos a comer un cacho de tira". Elige una parrilla de Parque Patricios, muy cerca de donde tenía un taller a mediados de los 70, Pedro Echagüe (hoy Cátulo Castillo) entre Deán Funes y La Rioja. El taller se llamaba Imperio, Casero era electromecánico y no soñaba con las alucinantes noches del Parakultural.

Dobla en Bulnes, toma Corrientes, vuelve a doblar en Jean Jaures cuando se cruza, como un fantasma, Enrique Symns. Casero saca medio cuerpo, grita ¡¡¡Symnssss!!! pero el Bukowski argentino no escucha y entra a un bar.

Viajar con Casero tiene algo de aventura. En ese sentido, habrá que decir incluso que lo de Casero no es ni el humor, ni el drama, ni la música. Lo suyo es la aventura. Desde mayo del año pasado vive en una chacra, cerca de Villa Mercedes, San Luis. Se levanta a las ocho de la mañana y le dedica todo el día al cultivo de la alfalfa. Por eso, a la altura de Directorio, hablará de alambre de fardo, de la alfalfa orgánica y de la hormiga negra. "Me acuesto a las once de la noche. Estoy solo, con mi socio. Me gusta. Ando con el tractor, yendo de aquí para acá".

Acaba de llegar del campo. Hizo más de 800 kilómetros y se lo ve hiperactivo. Recién en la parrilla, frente a "un cacho de tira", unos chinchulines, morcilla y ensaladas varias, se relaja. Habla de sus hijos (Guillermina, 23; Nazareno, 20; Minerva 7) con un orgullo impetuoso. "Están encaminados: Guillermina me acaba de hacer abuelo; Nazareno pasa un momento bárbaro y Minerva es un petardo. Va a un colegio japonés y está recopada con el idioma. ¿Si no los extraño en San Luis? No. No somos pegotes. Cada uno está enfrascado en su batalla personal y me gusta que sea así".



¿Por qué te fuiste a vivir al campo?

Surgió la posibilidad de comprar el campito y bueno... Pregunté: ¿qué se puede hacer? ¿Cultivar alfalfa? Vamos adelante, entonces. Necesito estar en contacto con la naturaleza, poniendo postes, trabajando con el cemento. Vivo en un rancho, y estoy construyendo.



Dejaste el mundo del espectáculo...

Qué sé yo... Todo forma parte de un hecho artístico. La vida es una obra de arte. Yo creo que soy un renacentista. Creo que puedo hacer de todo. Todo me interesa. Okey, jockey no puedo ser... Estoy descansando de la tele. Es un medio raro. Ahí uno alquila el alma. Y ahora no tengo ganas.



¿No estabas viviendo en el sur, en Puerto Madryn?

Sigo teniendo la casa. Pero no sé qué voy a hacer. Perdí la tranquilidad. ¿Sabés que hay gente que viene a sacar fotos a mi casa, como si fuera un atractivo turístico?



¿Estás enojado con la televisión?

No, pero yo ya no veo más tele. Prefiero YouTube. Gran Hermano, Tinelli... Bueno, la gente querrá eso.



Vos también hiciste algunos programas pobres... Aquel de preguntas y respuestas, "A todo culorr", que fue debut y despedida...

Es que yo creo que puedo hacer de todo... y no. Es una forma de libertad, ¿no? Yo busco la libertad de un modo desesperado. El de preguntas y respuestas, Uno contra todos, me contrataron, me dijeron que querían mejorar el formato y lo intenté. A todo culorr, en fin, me llamaron para hacer exactamente eso. Yo dije que no iba a funcionar. Además, el programa estaba pensado para salir a las diez de la noche y salió a las doce. Igual no me puedo quejar: me dieron todo lo que pedí. ¡Hasta pedí un elefante y me lo trajeron! Pero no lo acepté: no me gustó, era un elefante viejo.



Se dijo que te habías peleado con medio mundo...

Soy terriblemente hinchapelotas, pero no me peleo. Se dijeron muchas cosas: que ni los técnicos se habían reído, que qué sé yo. A mí me sirvió para un montón de cosas: entre ellas, que puedo hacer un programa de humor.



¿Te sentís omnipotente?

En este instante, Casero se queda pensando un largo rato. Sin embargo, no deben haber transcurrido más de diez segundos cuando lanza una catarata de ideas más o menos caóticas: "Para poder renacer hay que morir. Poder hacer de todo es una muestra de libertad. Poder, poder. Está bueno poder Tengo un ego. Si no existiera el ego no existiría el arte. Cuando ando con el ego muy suelto, mis amigos me pegan un cachetazo. Tengo una vida simple. Soy un personaje barrial. Me declaro no leído, me declaro un ignorante".

Ese es el Casero real, el de la verba a borbotones. Se acerca una mujer y lo saluda. Casero se muestra amable y hasta interesado en la historia de la señora. Se sirve un poco de soda del sifón: parece el Batman que hacía en los tiempos de Cha cha cha, que tomaba fernet con soda. "Es que yo soy Batman", dice, serio, Casero, cuyo alter ego es el doctor Vaporeso. "Todo lo que soy se lo debo al doctor", dice. Se acaba de reeditar Un tranvía llamado Vaporeso que firman Alfredo Casero y Cristopher Sarrasani. Ese libro, dice el actor, es lo más importante que hizo en la vida. "Lo saqué en el 94, fue mi ingreso a la adultez. Ahí está reflejado todo lo que pienso. Las enseñanzas de Vaporeso me guían y todo forma parte de algo muy grande que llamo Casero Experimendo. Tiene que ver con lo que estuvimos hablando: la libertad, la búsqueda, la zanahoria de la vida, los hijos, el ego".



¿Por qué creés que "Cha cha cha" es tan recordado? Nunca lo pudiste superar...

No lo sé. Era bueno, eh.



Hay una canción del último disco de Jaime Roos que dice: "Frescura no rima con sabiduría"...

Es genial esa frase. Totalmente. Es así. Cha cha cha era buenísimo; ahora soy más sabio.

Dice que en abril va a sacar un nuevo disco. Dice que quiere realizar una serie de disertaciones y shows por las universidades del país. Dice tantas cosas Casero frente a un chinchulín. Que hizo la misa por Racing ("si la hubiese hecho Andy Warhol todavía se estaría hablando de él") y que es amigo de Daniel Lalín ("¿y qué?"). Que adora a Teté Coustarot y que está enamorado de Pinky "porque se parece a mi mamá". Que Nazareno es un actor impresionante: "cuando cumplió 16 años yo estaba haciendo Sólo para entendidos con Alakrán. Lo agarré y le dije: Ya sos grande. Hacé tu vida. Hacé tu carrera. Tené tu representante Y me cagó. Es un actorazo". Que se va de vacaciones a Japón: "me encanta caminar por Tokio, ir al Mercado Central. Voy solo, sin mi mujer. Paro en casa de amigos, me hacen entrevistas en radios, la paso fenómeno".

Con fama de erizo, de autoritario y de tantas cosas más, Alfredo Casero, clase 63, se muestra dócil y reflexivo. "Tengo el cerebro dividido en dos: una parte es material, la otra espiritual. Se arman terribles luchas entre las dos partes. Yo contemplo la lucha, y la entiendo. Porque soy un artista de varieté, pero antes que nada soy un guerrero".




ampliar tamañoreducir tamaño  Enviar   Imprimir




'); else //document.write(''); document.write('');
Nuevo hombre de tierra adentro


El campo de Alfredo Casero queda, dice, "en el medio de la nada". "Si el tractor se descompone, lo tengo que arreglar sí o sí yo". Cuenta que su alfalfa es orgánica y que por eso tiene una terrible pelea con las hormigas. "Al no poder fumigar, todo se complica. La alfalfa orgánica es muy pretendida en la zona".

"Muchos me pagan con productos. Tengo uno que me paga con quesos, así que es muy posible que me ponga a vender quesos. Quizás, cuando haga algún show, ponga ahí a alguien para que los exhiba y los venda. Quiero dar algunos shows pequeños por la zona", comenta.

Cuando puede, Alfredo Casero se acerca a algún pueblo y se prende a internet para actualizar su blog. "Me están pasando cosas muy locas con el blog. Es una espacio impresionante, dinámico, una comunicación directa. Ahí está la filosofía Experimendo".

La capacidad
Walter Domínguez









Llevó el humor del under y el delirio a la tele, con Cha cha cha. Después, en Culpables, Vulnerables y Locas de amor probó que podía estar a la altura de los mejores actores dramáticos del país. Cuando se puso a cantar, se rodeó de los más sobresalientes jóvenes músicos de jazz argentinos, y el humor siguió presente. Se tomó en serio una canción de Okinawa (Shimauta) y la convirtió en un hit mundial, amén de entonarla —siempre en su idioma original— ante un estadio repleto en Japón. Alfredo Casero tiene la capacidad de hacer muchas cosas y el don de hacer bien muchas de esas cosas. Pero también ostenta capacidad para el derrape, para el discurso caótico, para fracasar y desaparecer en el anonimato de San Luis o Puerto Madryn. Y la capacidad de volver. De poner la cara y volver.







Copyright 1996-2006 Clarín.com - All rights reserved
Directora Ernestina Herrera de Noble | Normas de confidencialidad y privacidad
Diario Olé | Diario La Razón | Ciudad Internet | Biblioteca Digital | Publicidad | Grupo Clarín