Visit Citebite Deep link provided by Citebite
Close this shade
Source:  http://old.ole.com.ar/diario/2002/05/04/c-382144.htm
  Buscador


 Búsqueda avanzada
 Ediciones anteriores
Buenos Aires, República Argentina
Sábado 04 de mayo de 2002
Año 6 - Número 1212
 
Tapa
  Ultimo Momento
  Todos los títulos
  Francotirador
  Tapa papel
  Estadísticas
  Correo
  Suplementos         
  Boca
  River
  Racing
  Independiente
  San Lorenzo
  Huracán
  Talleres
  Colón
  Belgrano
  Unión
  Ascenso
   
  En Vivo                 
  Todo Noticias    
  Radio Mitre      
  BBC              
 
 Edición matutina
  Tapa | | Nota  
 
RIVER
Hasta al arco le quedó chiquito
La goleada en Brasil dejó a Ramón Díaz entre la espada y la pared, contando los días que le faltan para terminar su contrato: gana el Clausura y dice adiós.

 
  JORGE LOPEZ (3'02'')
 
............................................................................................................................................................
 

 
Se achicó el arco, pero Ramón la emboca igual. Labruna lo festeja. Chico es el tiempo que le queda como técnico.
 
Más información
Ramón ya es historia
Notas relacionadas
Es todo un comodín
Viva la diplomacia
E l 0-4 en Porto Alegre fue un golpe de nocaut imposible de digerir y todo River, en especial Ramón Díaz, seguía conmovido 24 horas después. El técnico fue el que más sintió el cimbronazo por la caída en Brasil y no pudo disimularlo en Ezeiza cuando aterrizó la delegación a las 14.15. Como tampoco al llegar al Monumental media hora después. Motivos no le faltaban al riojano para tener el mentón contra el piso. Los hinchas le cayeron encima por los cambios que realizó en el entretiempo del jueves por la noche. Y por Núñez creció una sensación clara después de una nueva eliminación de la Copa Libertadores: el Pelado, cuyo contrato termina el 30 de junio, está viviendo sus últimos partidos como DT millonario.

"Vamos hacia la flagelación", dijo José María Aguilar antes de embarcar el vuelo de Varig. En una frase, el presidente describió a la perfección las consecuencias de la derrota en Brasil. Aunque enseguida nomás fue muy diplomático para referirse a este momento caliente (ver página 6). En cambio, Ramón mantuvo la boca cerrada y según adelantaron sus allegados, hoy por la mañana atenderá a la prensa. "Hoy (por ayer) es un día para reflexionar, no para hablar", escuchó un dirigente en la intimidad.

Ya no sos igual. El mensaje que transmitieron los pocos jugadores que hablaron en público fue hacer borrón y cuenta nueva. El plantel entiende que no hay tiempo para lamentarse y debe salir a arrollar a Lanús. Y esperar que Gimnasia vuelva con las manos vacías de Rosario para poder dar la vuelta olímpica mañana mismo. "Ahora le ganamos a Lanús y somos campeones", se esperanzó Ortega. Pero esa apreciación no parece incluir a Ramón. Según una encuesta que hizo Olé, la probable consagración a nivel local no le dará el indulto al Pelado. Es más, el 71,1% de los hinchas consultados sostuvo que el técnico debe irse de River. Hace nueve días, antes del choque de ida con Gremio, el mismo relevamiento dio un apoyo más que significativo para el Pelado: 133 fanáticos sobre 210 consultados le habían dado el sí.

Tres metas se había autoimpuesto Ramón en la semana previa al superclásico: ganarle a Boca en la Bombonera, convertirse en el técnico más ganador de la historia de River y volver a jugar la Intercontinental en Tokio. Lo primero lo cumplió, lo segundo está a punto (superará por un torneo a Labruna y a Minella si festeja en el Clausura) y lo tercero quedó a un año y medio de intentar conseguirlo, a menos que cuando se vaya de River ocupe el cargo en el próximo campeón de América o de Europa...

¿Game over? No sólo el sueño japonés perdió el Pelado. Sino que agotó el crédito con la gente (cambiante de acuerdo a los resultados) y redujo las voces de apoyo en la propia Comisión Directiva. "Tenemos que reflexionar dónde estamos parados y a qué apuntamos", comentó el secretario Mario Israel en radio El Mundo. Otro dirigente pidió anonimato y fue más a fondo: "Más allá de que no había muchas expectativas, el tema fue cómo se perdió con Gremio. Es algo preocupante y pesará en el futuro".

Entonces el mismo Pelado, quien más de una vez rechazó hablar de la renovación de su contrato y reconoció sus deseos por dirigir en Italia (un empresario le está buscando club) y sus aspiraciones de Selección, ahora quedó en el ojo de la tormenta. Su continuidad para la segunda parte del 2002 parece sellada. Y, justamente, no por tener las ofertas con las que soñaba despierto. Si hasta Daniel Passarella está en la pole position para sucederlo...

Todo a media luz. Apenas pasadas las 19, el Pelado juntó a sus jugadores (faltaban Comizzo, Rojas y Husain, quienes están suspendidos) en el medio de la cancha y habló durante 15 minutos. El y Labruna de pie, Ortega y Coudet sentados sobre dos pelotas, y el resto bien cerca.

El Pelado gesticuló como pocas veces. Y según contó un integrante del plantel, "remarcó que no nos tenemos que caer". Luego ordenó un trote alrededor de la cancha y unos ejercicios con pelota. A las 21 ya estaban todos cenando en la concentración. Claro que Ramón Díaz seguía con la cara por el piso. Y empezando a contar los días...
 
 

© Copyright 1998-2004 Diario Olé
All rights reserved
Volver arriba