Visit Citebite Deep link provided by Citebite
Close this shade
Source:  http://www.movilizacioneducativa.net/proyectos/libro-texto/blog.asp?buscar=&paginaactual=4#

nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

Como escribir un libro de texto

   01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13   

13 octubre 2006


Acabo de leer en la prensa que “Educación estudia suprimir las alusiones a la homosexualidad para agradar a la iglesia”. La noticia añade: “Fuentes ministeriales señalan que, con ello, el Gobierno pretende dejar claro que “no es su intención entrar en el terreno moral”. ¿Esto que quiere decir? ¿Qué no pretende introducir normas morales de su cosecha? Estupendo. ¿Qué la asignatura no va a tratar temas morales?¿Entonces de qué va a tratar?

Para evitar muchos equívocos –entre ellos el que está presente en esta polémica- me gusta distinguir en mis obras entre “moral” y "ética". Moral es el sistema normativo de una sociedad. Hay tantas morales como culturas: católica, protestante, budista, musulmana, confuciana, etc. Entiendo por ética una moral transcultural, universal, pues bien, la EpC no puede ser una moral, en efecto, sino una ética. Y debe reducirse a aquellas cuestiones éticas recogidas en nuestras normas fundamentales. Me explico. Lo que dicen los derechos humanos no es que la homosexualidad sea buena o mala, sino que no se puede discriminar a nadie por razón de su orientación sexual. Estas normas ética –que protegen la libertad de conciencia y, por lo tanto, a las religiones y a sus morales- imponen también unas limitaciones: no pueden aceptarse aquellas normas morales que atenten contra derechos universales.

 EpC es una asignatura de ética ampliada. De lo contrario será un cursillo sobre habilidades sociales. Y tanto ruido para esto, me parece ridículo.


jam @ 13:02


16 octubre 2006


    A estas alturas no sabemos, o al menos yo no lo sé, si la EpC se va a dar en 2º o 3º de la ESO. A la hora de diseñar los contenidos y la didáctica la diferencia es importante, sobre todo porque conviene tener en cuenta lo que los alumnos saben y lo que están estudiando paralelamente.

Ayer tuve una reunión con los editores del libro. Acostumbrado a escribir ensayos, la técnica del libro de texto me resulta compleja y fascinante. No es un texto, es una herramienta educativa, multifuncional. Tiene que incluir todo: desde la gran poesía pedagógica hasta la ortopedia didáctica. Un libro de texto es como una gran construcción con jardines, torres, pasadizos, sótanos, cocinas y almacenes.

Hace unos días, Jorge Wagensber me sirvió de guía a través del Museo de la Ciencia que ha creado y dirige - el COSMOCAIXA de Barcelona. Me explicó con entusiasmo todos sus trucos pedagógicos, las distintas formas de ver el museo, los diferentes recorridos. Me pareció que era un museo inagotable, con múltiples caminos virtuales, con pequeños museos dentro del gran museo. En un libro de texto puede darse también esta variedad de senderos.

A mi siempre me ha gustado ver el envés de los tapices, hilos de distintas procedencias forman un dibujo coherente. Este blog, a su manera, también es un telar.

Acabo de terminar un artículo para SM sobre la EpC que se titula "Educación para la Ciudadanía. La Polémica", creo que resumo alguna de  las reflexiones que han ido apareciendo en este blog


jam @ 14:26


21 octubre 2006


He releído el libro de Adela Cortina “Ciudadanos del mundo”, con el que estoy fundamentalmente de acuerdo. Analiza las razones que hacen de la “ciudadanía” un tema estrella en el pensamiento ético y político actual; y al hablar de la educación señala la necesidad de analizar cuáles son los valores morales propios del ciudadano y por qué lo son. “Porque a ser ciudadano se aprende como a casi todo, y además se aprende no por ley y castigo, sino por degustación. Ayudar a cultivar las facultades (intelectuales y sentientes) necesarias para degustar los valores ciudadanos es educar en la ciudadanía local y universal”. “Del modo que hemos ido aprendiendo no sólo en nuestra biografía personal, sino en esa biografía humana, sin duda multicultural, que ha ido descubriendo el carácter radicalmente humanizador de ciertos valores. A través de la historia humana se ha ido produciendo no sólo un cambio, sino un progreso moral”.Comparto con Adela este optimismo histórico. Lo expuse con María de la Vágoma en “La lucha por la dignidad”. Habermas también defendió esta idea en “La Reconstruccion del Materialismo Histórico”, al hablar de la “Teoría de la evolución social”, y Jacques Maritain insistió en la “experiencia moral de la humanidad”, al  estudiar el descubrimiento de los derechos humanos.
 

“¿Cuáles son los valores cívicos fundamentales?”, se pregunta Adela, y responde: “La libertad, la igualdad, la solidaridad, el respeto activo y la disposición a resolver los problemas comunes mediante el diálogo. No significa esto que no lo sean también la lealtad, la honradez, la profesionalidad, sino que los arriba mencionados permiten articular los restantes”.Esta selección de valores fundamentales me deja un poco perplejo. No menciona la justicia, que es la que permite jerarquizar  esos valores. Por ejemplo, la libertad no es un valor absoluto. Suele decirse que está limitado por la libertad de los otros, o por la igualdad y, sin duda, por el respeto. Pero la justicia es, precisamente, el valor que rige el enfrentamiento de libertades,  la que señala el contenido del respeto, o la que fija los límites a la igualdad. Asimismo, la noción de justicia debe ser la que guíe el diálogo. Pensar que la justicia es el resultado del diálogo me parece poner el carro delante de los bueyes.
 

En el epílogo dice cosas esenciales para la EpC: “Hace ya dos siglos afirmaba Kant en sus tratados de “Pedagogía” que no se debe educar a los niños pensando en el presente, sino en una situación mejor, posible en el futuro”. “El proyecto de forjar una ciudadanía cosmopolita puede convertir al conjunto de los seres humanos en una comunidad”.
 

Para explicar el dinamismo de la creación ética y para animar a la participación de todos en esa creación, creo que es esencial la noción de “proyecto”. ¿La comprenderán los alumnos? Es fácil de explicar y me parece importante que la incluyan en su lenguaje. Con demasiada frecuencia se confunden los meros deseos con los proyectos. La creación ética es un proyecto de dignificación de la especie humana, un esfuerzo para resolver bien los problemas, es decir, justamente. El proyecto lo hemos definido por la “Ley del progreso ético”: Toda cultura, toda sociedad, cuando se libra de la pobreza extrema, la ignorancia, el miedo, el dogmatismo y el odio al vecino, se encamina, movida por la inteligencia social hacia un proyecto de mundo que se caracteriza por el respeto de derechos individuales, la no discriminación injusta, la participación en el poder político, la seguridad jurídica y las políticas de ayuda.
 De esta manera se encuentra la mejor solución posible a los grandes problemas universales: el valor de la vida, la sexualidad, la procreación y la familia, los bienes y su distribución, el poder, la desigualdad, el trato a los débiles (ancianos, pobres, enfermos, niños), el trato con los extranjeros y el comportamiento con el más allá.


jam @ 10:50


23 octubre 2006


El concepto de “ciudadanía universal, cosmopolita o global” es el punto de unión entre la “educación ética” y la “educación cívica”. El sentimiento de pertenencia a una humanidad compartida nos permite sentirnos responsables de la suerte de personas lejanas. ¿No sería más interesante comenzar directamente con el concepto de persona, como fundamento de la ética? Todos los sistemas de ética fundados en la noción de personas tienen que afirmar la ley. Los deberes están impuestos por nuestra esencia. Sin embargo, resulta imposible pasar del “ser” al “deber ser”. Los “deberes” surgen de los proyectos. Lo que hay que justificar, por lo tanto, es el proyecto ético. ¿Podemos ponernos de acuerdo en él? Creo que sí  porque se funda en profundas necesidades o aspiraciones humanas. Es aquí donde la referencia a nuestra naturaleza tiene sentido. Al elaborar una ética hay que comenzar recogiendo de la antropología, la psicología y la historia de la humanidad los datos suficientes para diseñar y justificar el modelo. Hasta donde llego, la “Ley del Desarrollo ético de la Humanidad”  recoge los elementos más esenciales de ese modelo.  Llamo “deberes éticos” a aquellas conductas imprescindibles para poder construir el proyecto ético. Es el proyecto el que nos “obliga”, el que nos liga a un determinado comportamiento.
 

Si seguimos la metáfora de “construir una casa común” hay que distinguir los cimientos (que sería el concepto de dignidad), las vigas (que son los derechos fundamentales), el tejado (que son los elementos de protección común), las escaleras y pasillos, que son los sistemas de comunicación entre los pisos, (los pisos  serían las naciones -con sus distribuciones, tabiques, etc). De la misma manera que en un edificio un vecino no puede hacer obras que afecten a la estructura básica, lo mismo sucede en la “casa común”.
 

He leído el programa de “Educación para la ciudadanía global” propuesto por IntermonOxfam: “Por razones obvias, nuestros países están interesados en impulsar la educación para la ciudadanía, pero desde el concepto legal de “ciudadanía” en su vertiente de civismo. Concepto que actualmente resulta claramente restrictivo e insuficiente para hacer frente a las exigencias cívicas y sociales que caracterizan el orden social vigente (el fenómeno de la globalización, la paridad de género, la progresiva multiculturalidad, la crisis del Estado del Bienestar, las desigualdades Norte Sur)”. A los cuatro aprendizajes señalados por el informe Delors -aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a convivir, aprender a ser-, añaden un quinto: "aprender a transformar”.


jam @ 11:26


25 octubre 2006


He dado la conferencia inaugural de unas Jornadas sobre Educación y Voluntariado, organizadas por el Consejo Escolar de Madrid. El tema tiene mucho que ver con  la EpC, porque permitiría añadir contenido práctico a las enseñanzas teóricas. La importancia del  Service-Learning, es decir, del aprendizaje a través de servicios a la comunidad tiene una larga tradición en Estados Unidos, pero no en España. Proponer a las ONGs que presenten sugerencias para los centros escolares, me parece importante. Algunas llevan mucho tiempo publicando materiales educativos –FAD, IntermoOxfam y Amnistia Internacional, por ejemplo-, pero lo importante no son esos materiales  sino proyectos de acción atractivos para gente joven.


jam @ 11:41


   01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13   


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web nommac